Recién acabábamos de tocar el digno suelo de la patria de Martí para participar en Pedagogía 2015: el Encuentro por la unidad de los Educadores de Latinoamérica, el Caribe y el mundo, y cada rostro de los maestros(as), profesoras(es) y ponentes que nos saludan exultan alegría. La buena nueva de los resultados electorales de Syriza en Grecia, el triunfo de Alexis Tsipras y la izquierda espartaca toman por asalto los pasillos, salones de reuniones y el malecón habanero.  El pensamiento de izquierdas no sólo sigue vigoroso en el mundo sino que se atreve a ser gobierno.

Los abrazos de saludo de los educadores mexicanos que luchan contra las evaluaciones que rompen con la estabilidad de los docentes[1], la sonrisa amable de los pedagogos norteamericanos que resisten la mercantilización educativa, la mano extendida, firme y vigorosa de las profesoras chilenas que vienen a contarnos de su caminar junto a los estudiantes que frenaron la privatización neoliberal en ese país, el panfleto en mano junto a la explicación certera de las sindicalistas colombianas que enfrentan las contrarreformas orientadas a eliminar la educación como derecho humano;  todos y cada uno hablamos de la esperanza que renace en Grecia y del horizonte de cambios que se anuncia con PODEMOS en España.

Ya no estamos solos en América quienes intentamos construir otro mundo posible en intersticios de gobierno. Tremendo desafío para el greco Alexis, para Syrisa y para la numerosa izquierda radical de ese país; reto del tamaño que le correspondió honrar a Chávez para decirle al mundo que el socialismo sigue vigente. Los ojos del mundo están atentos a las interpretaciones y lecturas de los griegos de hoy, respecto al pensamiento socialista en el siglo XXI; ni manuales añejos ni complacencia con los dictámenes de los poderosos organismos económicos del capitalismo neoliberal; ¡arriba los pobres del mundo!

Los educadores seguiremos en la Habana, trabajando para recuperar la centralidad pedagógica en la construcción de políticas educativas, soñando con esa otra educación posible y coordinando agendas de trabajo.  Mientras tejemos utopías, la alegría de los rebeldes y el desafío a los poderosos contenido en el triunfo electoral de Tsipras nos sigue invadiendo en clave de Vigotsky, Giroux, Jurjo Torres, Apple y en los acordes de las melodías de los Rodríguez, el viejo trovador y el joven rapero. La lucha continúa

Anuncios